BOLETINES

ADICCIONES

La drogadicción o el trastorno por uso de sustancias (TUS), es una enfermedad crónica que se caracteriza por la búsqueda compulsiva e incontrolable de una droga, y su uso a pesar de las consecuencias adversas y cambios en el cerebro que pueden ser duraderos. El TUS, es una enfermedad que genera recaídas, pero que se deben considerar como parte de proceso de cesación del consumo. Sin importar el tipo de droga, el consumo en exceso provoca una activación directa del sistema de recompensa en el cerebro provocando el refuerzo positivo de la droga (por la sensación de gratificación), así como en la producción de recuerdos, lo que dificulta su abandono..........

CONCEPTOS PRINCIPALES

Para entender un poco más acerca del TUS y de las adicciones en general, es importante revisar algunos conceptos característicos de las adicciones. Abstinencia: Privación del consumo de una sustancia. En el caso del alcohol, las personas que se abstienen de su consumo se les llama: abstemios. Adicción: Consumo repetido de una o varias sustancias psicoactivas, hasta el punto que el consumidor se intoxica periódicamente o de forma continua, muestra un deseo compulsivo de consumir la sustancia (o las sustancias) preferida, tiene una enorme dificultad para interrumpir voluntariamente o modificar el consumo de la sustancias y se muestra decidido a obtener sustancias psicoactivas por cualquier medio. También se define como; una enfermedad crónica con recaídas caracterizada por la búsqueda y el uso compulsivo de la droga, así como por cambios moleculares y neuroquímicos de larga duración en el cerebro. Caída: Acción de consumir la droga después de un periodo de abstinencia, por un instante, y que el sujeto puede controlarse y mantenerse en abstinencia. Por lo que se le considera como un “desliz” o “resbalón”. Craving: Deseo compulsivo por consumo de una sustancia psicoactiva. Antojo intenso o incontrolable. Dependencia: La dependencia sucede cuando las personas tiene dificultad para abandonar el consumo de alguna sustancia psicoactiva. Se caracteriza por la necesidad de consumir dosis repetida de la droga para sentir placer o evitar el malestar (que se presenta al reducir la concentración de la droga en el cuerpo). También es denominada como es el estado de necesidad de algo o alguien para sobrevivir o funcionar.

o Dependencia Física: se relaciona a los efectos farmacológicos de la droga, a la tolerancia y al síndrome de abstinencia que se presenta cuando se suspende su consumo

oDependencia Psicológica: es la experiencia deteriorada de controlar el uso de las drogas, en las que incluye el deseo y la compulsión del consumo.

Intoxicación: Es un estado posterior a la administración de una sustancia psicoactiva, que causa alteraciones en el nivel de conciencia, a nivel cognitivo (atención, concentración, memoria, etc.), en la percepción, el juicio, en las emociones y comportamientos, y/o en otras funciones o respuestas psicofisiológicas. Dichas alteraciones, están condicionadas por los efectos farmacológicos agudos de las sustancias y con las respuestas aprendidas a dicha sustancia, y desaparecen con el tiempo; la recuperación es completa, salvo cuando se han producido lesiones to complicaciones. Patología Dual: Es la coexistencia de dos o más enfermedades en una persona. Estas dos enfermedades corresponden a una enfermedad psiquiátrica (ansiedad, depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar, etc.) y el TUS, ya sea, el consumo de una o más sustancias (policonsumo). Policonsumo: Es el consumo de más de una droga por una persona. Puede ser con la intención de aumentar, potenciar o contrarrestar los efectos de otra droga. Recaída: Volver a consumir una droga después de un periodo de abstinencia, volviendo al estado de dependencia y pérdida del control sobre el consumo de la droga. Síndrome de Abstinencia: Conjunto signos y síntomas que aparecen cuando las personas suspenden el consumo de una sustancia psicoactiva que ha sido consumido por tiempo prolongado y de forma repetida. Puede suceder con la abstinencia total o parcial. Los síntomas pueden tener un grado de intensidad variable. La duración del síndrome es limitada. Sustancia o droga psicoactiva: Es toda sustancia que, cuando se ingiere, afecta a los procesos mentales (cognición y afectividad). Incluyen sustancias legales o ilegales. La palabra psicoactiva, no necesariamente se refiere a que produzca dependencia.

Tolerancia: Es la disminución de la respuesta a una dosis concreta de una droga o un medicamento que se produce con el uso continuado. Se necesitan dosis más altas de alcohol o de otras sustancias para conseguir los efectos que se obtenían al principio con dosis más bajas. ETAPAS DEL CONSUMO. De la experimentación a la adicción. En el consumo de sustancias psicoactivas, habitualmente, las personas inician con el consumo experimental de una droga y posteriormente, en algunas ocasiones, incrementan el consumo en frecuencia e intensidad, hasta desarrollar la adicción o síndrome de dependencia. Aquí se muestran las etapas:

Etapa 1. Experimentación: Esta es la primera etapa en donde las personas suelen comenzar el consumo con la intención de hacerlo por curiosidad, rebeldía, olvidar sus problemas y sentirse mejor, ignorando que las drogas tienen un fuerte potencial adictivo que les puede provocar dependencia y daño. Las personas inician con poco consumo y lo hacen de forma esporádica. En ocasiones, solo prueban la sustancia y ya no vuelven a saber de ella.

Etapa 2. Uso: Se trata del consumo de una droga de forma ocasional. Algunas personas lo usan con fines recreativos; que es el consumo de una droga, normalmente legal, en situaciones sociales o relajantes, que implica que no existe dependencia no otros problemas

Etapa 3. Abuso: En esta etapa las personas que sienten la necesidad de mantener el consumo continuado de una sustancia psicoactiva o droga, a pesar de que sabe que tiene un problema social, laboral, psicológico o físico, persistente o recurrente, provocado o estimulado por el consumo o consumo recurrente en situaciones en las que es físicamente peligroso.

También se describe como el uso persistente o esporádico de una droga, inconsistente con la práctica médica aceptable o no relacionada con ella. Es un patrón de adaptación al uso de la sustancia que produce perturbaciones o limitaciones clínicamente significativas, que se manifiestan por uno o más de los siguientes indicadores: no poder cumplir con las principales obligaciones en el hogar, la escuela o el trabajo; uso de sustancias en situaciones físicamente peligrosas; problemas legales recurrentes relacionados con la sustancia; uso continuado de la sustancia, a pesar de padecer problemas sociales o interpersonales persistentes o recurrentes, exacerbados por los efectos de la sustancia. Etapa 4. Dependencia: es cuando las personas necesitan de la droga para poder seguir adelante con su vida, a pesar del deterioro evidente a consecuencia del consumo.

CLASIFICACIÓN DE LAS DROGAS

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, las drogas se pueden clasificar de diferentes formas:

Por su uso legal

o Legales: Son las que está permitido su uso como el alcohol y el tabaco.

o Ilegales: Son las que no está permitido su uso desde el punto de vista legal.

Por sus efectos farmacológicos, en el Sistema Nervioso Central (SNC). Se subclasifican en 3 categorías:

o Estimulantes: Estimulan en SNC. Excitan y aceleran el funcionamiento del cerebro provocando sensación de alerta e insomnio, euforia, bienestar, irritabilidad, agresividad, inquietud y aumenta de energía. La drogas que se encuentran en esta categoría son:

 Nicotina (tabaco)

 Xantinas (cafeína, teofilina, hojas de té, hierba mate)

 Cocaína

 Anfetaminas

o Depresoras: Deprimen el SNC. Disminuyen o retardan el funcionamiento del SNC, produciendo alteración del juicio y de algunas funciones mentales superiores como la concentración. Provocan relajación, bienestar, calma, apatía, retardo en el lenguaje y en los reflejos. Las drogas en esta categoría son:

 Alcohol

 Barbitúricos

 Benzodiacepinas

 Opiáceos (morfina, codeína, heroína y metadona)

 GHB (gamma hidroxibutirato)

 Marihuana

 Inhalantes

o Alucinógenas: Distorsionan la percepción de la realidad y alteran la conciencia. Provocan alucinaciones visuales, auditivas o de algún otro órgano de los sentidos. Alteran el estado de ánimo y el pensamiento. Las drogas que se encuentran en esta categoría son:

 Hongos (psilobicina)

 LSD

 Peyote

 Derivados del cannabis

 Mezcalina

 Éxtasis

Por su origen

o Naturales: Son las drogas que se extraen directamente de la naturaleza o que pueden tener un proceso de transformación simples. Incluyen al café, el tabaco, la marihuana, el opio, el peyote, la hoja de coca y los hongos alucinógenos.

o Sintéticas: Son las drogas que se hacen en laboratorio, por lo que se les conoce como frogas de diseño. Al fabricarse de manera artificial en laboratorios, se utilizan compuestos químicos para su composición. Incluyen a las anfetaminas y los barbitúricos.

o Industriales: Hacen referencia a la drogas que tienen una serie de compuestos químicos para uso comercial e industrial pero que tiene efectos psicoactivos si son aspirados. Incluyen la gasolina, los pegamientos y disolventes.

EFECTOS DE LAS DROGAS

FACTORES DE RIESGO

Existen diferentes factores de riesgo que predisponen y se asocian al consumo de drogas. El consumo inicial se puede dar en cualquier etapa de nuestra vida. Sin embargo, la adolescencia parece ser la etapa del desarrollo donde se inicia con mayor frecuencia el consumo de drogas:

o Familiares

 Violencia en la familia.

 Divorcio o separación de los padres.

 Historia personal de abusos y maltratos por parte de miembros de la familia.

 Consumo de drogas en la familia.

 Falta de límites y de supervisión de los padres.

o Escolares

 Pobre apego escolar.

 Poca motivación en obtener logros académicos.

 Ser objeto de Bullying.

o Grupo de pares

 Consumo de drogas en el grupo de amigos.

 Presión de las amistades para probar la droga.

o Ambientales

 Pobreza.

 Apego al barrio.

 Disponibilidad para obtener la droga.

o Personales

 Baja autoestima.

 Conducta agresiva-delictiva.

 Pobre control de impulsos.

 Presencia o antecedentes de enfermedad mental.

FACTORES DE PROTECCIÓN (PREVENCIÓN)

Los factores de protección son aquellas situaciones que favorecen la evitación del consumo de drogas.

o Familiares

 Muestras de afecto y cariño en la familia.

 Sin consumo de drogas en la familia.

 Límites claros y de supervisión de los padres.

o Escolares

 Éxito académico.

 Apego a la escuela.

o Grupo de pares

 Amplia red de apoyo.

o Ambientales

 Participación en actividades de la comunidad.

o Personales

 Alta autoestima.

 Uso adecuado del tiempo libre.

 Resiliencia adecuada.

 Pensamiento creativo.

 Pensamiento crítico.

 Estilo de vida saludable (buenos hábitos de higiene, aliño, ejercicio y dieta).

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico es de utilidad para conocer más a la persona con TUS y tomar una decisión para su tratamiento:

o Entrevista Clínica: Es importante conocer el tipo de sustancia que se consume, el patrón de consumo (frecuencia e intensidad), el nivel de dependencia y si tiene motivación o interés en abandonar el consumo.

o Entrevista Psiquiátrica y/o Psicológica: Para evaluar la eventual presencia de patología dual. Es decir, que además del consumo de sustancias, esté presente o haya tenido antecedentes personales de enfermedad mental y que probablemente se asocie a su consumo de sustancias.

o Pruebas de laboratorio: Son importantes para conocer el tipo de droga que se administra. Pero también desde el punto de vista clínico, es necesario realizar otros estudios para detectar si existe un problema de salud asicado.

o Pruebas Clinimétricas: Es la aplicación de instrumentos clínicos como; test y cuestionarios, para evaluar algunos comportamientos de consumo de drogas, así como de su estado emocional.

TRATAMIENTO

El tratamiento de las adicciones involucra un abordaje integral y multidisciplinario.

1. Farmacoterapia

La terapia farmacológica va a depender de la droga. Por ejemplo;

o Alcohol:

 Naltrexona.

 Disulfirám.

 Acamprosato.

o Tabaco (nicotina):

Existen medicamentos a base de terapia de reemplazo de nicotina (TRN) o antidepresivos.

 TRN; parches, inhaladores y goma de mascar.

 Antidepresivo; bupropión de liberación prolongada.

o Opioides:

 Metadona.

 Naltrexona.

 Buprenorfina.

 Lofexidina.

2. Terapia Cognitivo-Conductual

La terapia cognitivo-conductual (TCC), es el método psicológico más utilizado para tratar las adicciones, debido a su eficacia a corto, mediano y largo plazo. La TCC busca identificar situaciones, pensamiento y patrones de conducta que anteceden el consumo, para así evitarlos y encontrar nuevas formas de afrontamiento positivo para la situaciones de la vida diaria y para el control del consumo.

3. Psicoeducación

La psicoeducación permite a los pacientes y a los familiares y/o cuidadores, entender más sobre la enfermedad (adicción) para encontrar herramientas que les permitan encontrar soluciones en conjunto, además de promover la conciencia de enfermedad y el apego al tratamiento integral.

4. Grupos de Ayuda Mutua

Los grupos de ayuda mutua, también conocidos como grupos de autoayuda, han sido muy aceptados por las personas para compartir asuntos relacionados con su adicción. Se reúne de forma voluntaria un grupo pequeño de personas, en un solo espacio, cada determinado tiempo y no existen jerarquías, es decir, no hay un profesional de la salud que sirva como guía en dichas reuniones. Estos grupos no son ni sustituyen la psicoterapia, pero coadyuva en el proceso de recuperación.

5. Grupos de Alcohólicos Anónimos

Los grupos Alcohólicos Anónimos (AA), han gozado de buena fama a nivel internacional. Se reúne un grupo de personas para hablar de su problema de alcoholismo y ayudarse entre los miembros del grupo. Son una asociación que se desenvuelve con autonomía y no mantiene una afiliación institucional de ningún tipo.

REFENCIAS:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013. 2. WHO: World Health Organization (Internet). Guidelines for the Psychosocially Assisted Pharmacological Treatment of Opioid Dependence. Geneva, Switzerland. World Health Organization, 2009. 3. NIDA: National Institute on Drug Abuse (Internet). NY, EE.UU: NIDA: 2019 (Consultado 2022 febrero 28). Información sobre drogas. El tratamiento. NIDA. Disponible en: https://nida.nih.gov/es/informacion-sobre-drogas/el-tratamiento 4. NIDA: National Institute on Drug Abuse (Internet). NY, EE.UU: NIDA: 2019 (Consultado 2022 febrero 28). Información sobre drogas. Enfoques de tratamiento para la adicción. NIDA. Disponible en: https://nida.nih.gov/es/publicaciones/drugfacts/enfoques-de-tratamiento-para-la-drogadiccion

ANSIEDAD

¿Qué es la ansiedad?

La ansiedad se caracteriza por una emoción de preocupación y miedo excesivo ante situaciones de la vida diaria. Existe la ansiedad normal y la patológica..........

Ansiedad normal: se experimenta cuando la persona se siente amenazada por un peligro interno o externo. Es de leve duración y transitoria, y responde ante un estímulo estresante. Ansiedad patológica: se experimenta de forma desproporcionada y prolongada ante el estímulo desencadenante. En este caso, hablaríamos de un trastorno de ansiedad. Las personas con trastornos de ansiedad, tienden a comportamientos de evitación, a fin de evadir situaciones que les producen preocupación o temor. Trastornos de Ansiedad Existen diferentes tipos de trastornos de ansiedad. Trastorno de ansiedad por separación: Miedo o ansiedad excesiva inapropiada para el nivel de desarrollo de la persona debido a una separación de las personas de las que siente apego.

Síntomas:

o Malestar excesivo cuando se da una separación.

o Preocupación excesiva de que ocurra un acontecimiento que les separe de una persona por la que siente apego. Por ejemplo; un accidente, muerte repentina, secuestro, enfermedad, etc.

o Preocupación excesiva de que suceda una separación de un ser querido.

o Resistencia a salir fuera de casa (escuela, trabajo, compras, etc.), debido al temor a la separación.

o Miedo a estar en soledad.

o Temor excesivo a pernoctar fuera de las personas que quiere.

o Pesadillas recurrentes de separación.

o Malestares físicos (dolor de cabeza o el cuerpo, problemas estomacales, mare, náusea, vómito) cuando se acerca una separación.

Mutismo selectivo: Se caracteriza por la dificultad para expresar verbalmente lo que una persona piensa o siente, pero que su origen no corresponde a una causa médica (accidente, epilepsia, cirugía, etc.), sino a la ansiedad que la persona experimenta ante una situación que le resulta amenazante.

Síntomas:

o Fracaso al intentar hablar en una situación social, a pesar de poderlo hacer de forma ordinaria en otras circunstancias.

o Problemas en el funcionamiento de las personas debido al mutismo.

específica: Es un miedo intenso por un objeto o situación específica (p. ej., a algún animal, a las alturas, a volar, a ver sangre, etc.). Se experimenta de manera desproporcionada al peligro real.

Síntomas:

o Las personas se pueden paralizar al estar en contacto con el objeto o situación que cause ese miedo excesivo.

o Evitan el objeto o situaciones que generen ese temor.

Trastorno de ansiedad social (fobia social): Es el miedo intenso a estar en situaciones donde la persona se exponga socialmente, como ser observado, hablar en público o actuar delante de otras personas (conocidas o extraños). Se puede dar en la escuela, trabajo, eventos sociales. Generalmente, el miedo es desproporcionado al contexto real.

Síntomas:

o Experimentan miedo, vergüenza y/o rechazo al expresarse o actuar en público debido a que piensan que son observados o juzgados por otras personas.

o Debido a lo anterior, prefieren evitar las situaciones que los incomodan.

Trastorno de pánico: Las personas cursan por ataques de pánico de manera recurrente, súbita e intensa y que alcanza su máxima expresión en minutos.

Síntomas:

o Aceleración de la frecuencia cardiaca.

o Sudoración.

o Temblor.

o Sensación de dificultad para respirar.

o Sensación de ahogo.

o Dolor en el pecho.

o Náuseas.

o Malestar estomacal.

o Mareo y en ocasiones, desmayo.

o Sensación de adormecimiento o entumecimiento en las extremidades o en alguna otra parte del cuerpo.

o Escalofrío.

o Desrealización (sensación de que lo que vive no es real, como si estuviera en un sueño).

o Despersonalización (sensación de separase del cuerpo o de no ser uno mismo).

o Temor a perder el control o perder la razón.

o Miedo a morir.

Agorafobia: Miedo intenso a encontrarse en espacios cerrados o abiertos como; el transporte público (autobuses, aviones, trenes, barcos), espacios abiertos (mercados, estacionamientos, estadios), espacios cerrados (cines, teatros, elevadores), estar en medio de una multitud (marchas, desfiles), hacer fila (para el cine o concierto), estar solo (a) fuera de casa. Esas situaciones pueden ser motivo de que le sucedan situaciones embarazosas o que le provoquen síntomas incapacitantes.

Síntomas:

o Miedo a no poder escapar del evento estresante.

o Miedo a caerse encima de personas incapacitadas o de edad avanzada.

o Miedo a la incontinencia.

o Evitan situaciones que provoquen la agorafobia.

o Perciben las situaciones de forma desproporcionada al peligro real.

Trastorno de ansiedad generalizada: Es una preocupación excesiva debido a la anticipación aprensiva de un evento, y que la persona no se siente capaz de controlar. Puede ser que suceda ante una situación escolar, laboral o de otra índole. Los síntomas de la ansiedad generalizada, pueden alterar el adecuado funcionamiento en la vida cotidiana de quien la padece.

Síntomas:

o Inquietud o sensación de estar atrapado.

o Fatiga.

o Irritabilidad.

o Dificultad para concentrarse.

o Alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio).

o Tensión o dolor muscular.

Trastorno de ansiedad inducido por sustancias o medicamentos: Los síntomas de ansiedad son secundarios a la administración o exposición de una sustancia o un medicamento, por lo que se requiere del análisis del médico para identificar la causa. También se debe descartar la presencia de un cuadro de intoxicación o de síndrome de abstinencia a una sustancia.

CAUSAS

o Factores genéticos-hereditarios: como sucede con otras enfermedades, la ansiedad tiene un componente genético. Si alguien de la familia ha padecido ansiedad, las probabilidades que se presente es mayor. Es más frecuente en el trastorno de ansiedad generalizada.

o Enfermedad física: algunas enfermedades pueden provocare la ansiedad, como son: hipertiroidismo, tumores en la glándula suprarrenal, hipercortisolismo, enfermedades cardiacas y pulmonares

o Medicamentos: el tratamiento para el asma, como los broncodilatadores, pueden producir ansiedad casi inmediatamente después de su uso.

o Intoxicación de sustancias: algunas sustancias psicoactivas estimulantes pueden producir sensación de ansiedad si el consumo es excesivo, como la cafeína, cocaína, anfetaminas, cannabis.

o Abstinencia a sustancias: como se mencionó con anterioridad, el síndrome de abstinencia de algunas sustancias puede provocar ansiedad. Estas sustancias pueden ser: alcohol, heroína y metadona.

o Psicosociales o ambientales: se da por condiciones estresantes, como la pérdida de un ser querido, el empleo, la pareja, o por cambios en la vida de la persona, tener una enfermedad médica, entre otras. En los jóvenes es frecuente que se presente, sobretodo en los periodos de exámenes.

La ansiedad puede ser el resultado de un evento estresante, pero en otras ocasiones no.

DIAGNÓSTICO

Para el diagnóstico de ansiedad, es importante considerar, el momento en que apareció, la duración e intensidad de los síntomas, si existen antecedentes de ansiedad en la persona que la padece y, los motivos o factores de riesgo que la anteceden. Para ello, es importante realizar lo siguiente:

o Entrevista: para identificar antecedentes familiares de ansiedad, la historia de vida de la persona y otros aspectos clínicos que se puedan asociar a la enfermedad, el tipo de ansiedad y, eventualmente, los mecanismos de afrontamiento para evaluar su eficacia.

o Test de ansiedad: para detectar la severidad de sus síntomas.

TRATAMIENTO

De acuerdo al diagnóstico es necesario realizar un plan de tratamiento:

o Farmacoterapia: existen varios medicamentos efectivos para la ansiedad, pero va a depender del tipo de ansiedad y de la severidad de los síntomas, por lo que la medicación puede ser a base de ansiolíticos (benzodiazepinas) y antidepresivos (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noreprinefrina)

o Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, ha mostrado eficacia en el tratamiento de la ansiedad, la cual se puede ofrecer en individual o grupal. Ayuda a las personas a identificar pensamientos, sentimientos y conductas disfuncionales que predisponen la ansiedad, y a encontrar nuevas formas de afrontar las situaciones para reducir la ansiedad.

o Meditación y/o técnicas de relajación: además de la medicación y la psicoterapia, es importante sumar en el plan terapéutico, ejercicios de meditación, como la relajación de Jacobson, en Mindfulness para dirigir la atención plena, el yoga u otras técnicas sencillas como el manejo de la respiración, que permitan evitar o reducir la ansiedad.

o Cambios en el estilo de vida: contar con una alimentación balanceada, hacer ejercicio, hidratarse y dormir bien, van a ayudar a mejorar el funcionamiento del organismo, lo que reducirá el estrés y la ansiedad.

PREVENCIÓN

o Hablar con una persona de confianza: Platicar con alguien más y decirle los que nos pasa, nos ayudará a sentirnos mejor.

o Evitar el consumo indebido de medicamentos o sustancias psicoactivas: Debido a que pueden desencadenar o empeorar los síntomas de ansiedad.

o Buscar ayuda profesional: En cuanto se perciban síntomas de ansiedad, es importante buscar apoyo profesional. De esta manera, se puede prevenir o reducir la ansiedad.

REFENCIAS:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013. 2. NIH: National Institute of Mental Health. Transformando la comprensión y el tratamiento de las enfermedades mentales. (Internet). EE.UU: NIH (Consultado 2022 febrero 24) Trastorno de ansiedad generalizada: cuando la preocupación de sale de control. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/generalized-anxiety-disorder-gad 3. Mayo Clinic: Mayo Foundation for Medical Education and Research (Internet). EE.UU: Mayo Clinic; 2022 (Consultado 2022 febrero 24) Trastornos de ansiedad. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/anxiety/symptoms-causes/syc-20350961l 4. Clínica Universidad de Navarra (Internet). España; 2020 (Consultado 2022 febrero 23) Ansiedad. Disponible en: https://www.cun.es/resultado-busqueda?queryStr=ansiedad 5. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2021 (consultado 2022 febrero 23). Ansiedad. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/anxiety.html#:~:text=La%20ansiedad%20es%20un%20sentimiento,una%20reacci%C3%B3n%20normal%20al%20estr%C3%A9s.

DEPRESIÓN

¿Qué es la depresión?

Es un trastorno mental que se caracteriza por la presencia de alteraciones en el estado de ánimo principalmente. Tipos de depresión Trastorno depresivo mayor (TDM). Se caracteriza por alteraciones en el estado de ánimo, en el comportamiento, el pensamiento y malestares físicos..........

Síntomas:

o Alteraciones en el estado de ánimo: pérdida de interés y de placer en las actividades de su vida, ansiedad, apatía, culpa, desmotivación, altibajos emocionales, desesperanza, tristeza patológica, irritabilidad, reducción de la libido.

o Alteraciones en el pensamiento: disminución de la atención y concentración, lentitud, ideas de muerte o suicidas.

o Alteraciones en el comportamiento: aislamiento social, llanto excesivo, quejas constantes, agitación y cambios en la rutina (generalmente dejan de hacer actividades).

o Alteraciones físicas: malestares somáticos, alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio), pérdida de apetito, aumento o hambre excesiva, cambios en el peso corporal (aumento o disminución), fatiga. Tratamiento:

a) Farmacoterapia: es útil para normalizar el funcionamiento del cerebro. Se basa en fármacos como; inhibidores selectivos de recaptura de serotonina, antidepresivos, ansiolíticos, y en algunos casos, antipsicóticos.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, ha demostrado la mejoría en pacientes con TDM.

c) Terapia electroconvulsiva: se utiliza cuando existe resistencia al fármaco. Trastorno depresivo persistente o Distimia: se caracteriza por el estado de ánimo depresivo durante dos años como mínimo, y al menos otros dos síntomas de depresión.

Síntomas:

o Alteraciones en el estado de ánimo: tristeza, culpa, desesperanza, enfado o irritabilidad y pérdida de interés.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración, indecisión y lentitud, baja autoestima.

o Alteraciones en el comportamiento: lentitud al realizar actividades.

o Alteraciones físicas: fatiga, alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio), pérdida de apetito, aumento o hambre excesiva. Tratamiento:

a) Farmacoterapia: Se basa en fármacos como; inhibidores selectivos de recaptura de serotonina y antidepresivos.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, ha demostrado la mejoría en personas con este padecimiento.

c) Estilo de vida saludable: hacer ejercicio, higiene del sueño y una dieta balanceada.

Trastorno bipolar: la principal característica, es la existencia de altibajos emocionales, que van desde la depresión hasta episodios de manía.

Sítomas:

Episodios depresivos: falta de energía, pérdida de interés en las actividades de la vida diaria y disminución de la motivación en general. Episodios de manía: exceso de energía, reducción de la necesidad de dormir, pérdida de realidad.

Los síntomas pueden durar desde semanas hasta meses en cada episodio. o Alteraciones en el estado de ánimo: altibajos emocionales, tristeza, culpa, apatía, pérdida de interés, pérdida del placer, descontento, euforia, desmotivación y/o temor.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración, delirios, ideas de grandeza, pensamientos acelerados, pensamientos indeseados, paranoia.

o Alteraciones en el comportamiento: agitación, comportamiento desorganizado, agresión, automutilación, hiperactividad, deseo sexual excesivo, impulsividad, llanto constante, habla rápida e incoherente.

o Alteraciones físicas: fatiga, alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio), pérdida o aumento de peso. Tratamiento:

a) Farmacoterapia: Se basa en fármacos como; inhibidores selectivos de recaptura de serotonina, antipsicóticos y antiepilépticos.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, la psicoeducación, los grupos de apoyo y otras formas de psicoterapia, han mostrado mejoría en estos casos.

c) Hospitalización: en ocasiones, será necesaria la hospitalización para reducir riesgos y aliviar los síntomas.

Trastorno bipolar tipo II: este trastorno es menos grave que el trastorno bipolar, ya que la característica principal son los episodios de hipomanía (manía de menor intensidad) y episodios depresivos de menor intensidad y duración.

Síntomas:

Episodios depresivos: incluyen la tristeza y la desesperanza. Episodios de hipomanía: incluyen un estado de ánimo elevado o irritable persistente. Los síntomas pueden presentar al menos una ocasión. La duración de los síntomas puede variar de dos semanas como mínimo en episodio depresivo y, de cuatro días como mínimo en episodio maniaco. o Alteraciones en el estado de ánimo: altibajos emocionales, pérdida de interés, pérdida del placer, descontento, ansiedad, culpa, desesperanza, tristeza profunda o euforia.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración, pensamientos acelerados, lentitud, ideas suicidas.

o Alteraciones en el comportamiento: agitación, comportamiento compulsivo, automutilación, impulsividad, megalomanía, habla rápida y frenética.

o Alteraciones físicas: alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio). Tratamiento:

a) Farmacoterapia: Se basa en fármacos como; inhibidores selectivos de recaptura de serotonina, antipsicóticos y antidepresivos.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, la psicoeducación, y psicoterapia, ayudan a mejorar el estado de salud mental.

c) Hospitalización: en ocasiones, será necesaria la hospitalización para reducir riesgos y aliviar los síntomas.

Depresión posparto: este tipo de depresión sucede posterior al parto, debido a la caída de los niveles de hormona (estrógeno y progesterona). Este episodio puede ser la antesala de una depresión en el futuro, por lo que se debe tratar cuando aparece. Síntomas:

Los síntomas pueden aparecer poco después del parto y durar meses o más. Habitualmente, se presenta en los tres primeros meses de dar a luz.

o Alteraciones en el estado de ánimo: altibajos emocionales, pérdida de interés, ansiedad, dificultad para vincularse con el bebé, culpa, tristeza profunda, miedo.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración, pensamientos no deseados.

o Alteraciones en el comportamiento: agitación, irritabilidad, llanto.

o Alteraciones físicas: fatiga, pérdida del apetito, pérdida o aumento de peso. Tratamiento:

a) Farmacoterapia: Se basa en fármacos inhibidores selectivos de recaptura de serotonina.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, la psicoeducación, y psicoterapia, ayudan a mejorar el estado de salud mental.

c) Ejercicios de relajación: como el yoga, la meditación y el Mindfulness, para aliviar el dolor y mejorar el bienestar.

Depresión perinatal: es aquella que ocurre antes o después del embarazo y sus síntomas pueden ir desde leves hasta graves. Se relaciona con factores genéticos y ambientales.

Síntomas:

En ocasiones, los síntomas son lo sufrientemente graves que pueden poner en peligro la vida de la madre y del bebé.

o Alteraciones en el estado de ánimo: tristeza, ansiedad, irritabilidad, sentimientos de culpa, desesperanza, impotencia, pérdida de interés en pasatiempos y actividades, y problemas para crear un vínculo emocional con el bebé.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración t memoria, incapacidad para tomar decisiones, dudas constantes sobre la capacidad de cuidar a su bebé, ideas de muerte, suicidio o de hacerse daño a ella o al bebé.

o Alteraciones en el comportamiento: inquietud.

o Alteraciones físicas: fatiga, dificultad para dormir (aunque el bebé esté dormido), exceso de sueño o insomnio, dolores corporales y de cabeza, calambres, problemas digestivos.

Tratamiento:

d) Farmacoterapia: Se basa en antidepresivos, pero debido al embarazo, debe ser bajo estricto cuidado médico.

e) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual y psicoterapia, pueden ayudar a tratar la depresión y la ansiedad encontrando nuevas formas de pensamientos y conductas que alivien su estado emocional.

f) Ejercicios de relajación: como el yoga, la meditación y el Mindfulness, para aliviar el dolor y mejorar el bienestar.

También, existen otros tipos de depresión como: Depresión estacional: es la depresión que sucede con los cambios de estaciones en el año. Aparece a finales de otoño o principios del invierno y concluye cuando inicia la primavera.

Depresión con síntomas psicóticos: es una forma grave de depresión, en las que se incluyen síntomas de pensamiento delirante, realidad distorsionada, alteraciones en la sensopercepción como; alucinaciones auditivas, visuales, kinestésicas, olfativas o gustativas (escuchar, ver, sentir, oler o gustar cosas que los demás no perciben).

¿Cuáles son las causas de la depresión?

Puede haber varias causas, las principales son: o Antecedentes familiares de depresión: Las probabilidades de que una persona desarrolle depresión a lo largo de su vida, son mayores si un miembro de su familia la ha padecido. La heredabilidad es del 40% aproximadamente. Sin embargo, los factores ambientales y personales pueden influir en el desarrollo o prevención de la enfermedad.

o Cambios hormonales: Las mujeres son más susceptibles a sufrir depresión debido a los cambios hormonales que tiene a lo largo de su vida, como: la entrada a la pubertad, el síndrome premenstrual (hay cambio cíclicos de estrógeno, la progesterona y otras hormonas alteran la función química en el cerebro que controlan el humor, como la serotonina), el embarazo, ya que suceden cambios hormonales drásticos, la depresión posparto, la perimenopausia y la menopausia.

o Cambios en los neurotransmisores: La serotonina, la noradrenalina y la dopamina. Sin embargo, se asocia principalmente a un desequilibrio químico en el cerebro, el cual puede ser causado por herencia o por sucesos en la vida de la persona. El principal neurotransmisor asociado con la depresión es la serotonina, el cual se encarga de regular las funciones del ánimo, los impulsos y el apetito.

o Enfermedades: contar con un diagnóstico de diabetes, problemas del corazón, cáncer, ansiedad u otra enfermedad grave, puede provocar depresión.

o Factores psicosociales Y ambientales: Eventos traumáticos en la infancia, sobretodo, si son múltiples (abuso infantil y violencia. La pérdida de un ser querido, problemas en la pareja, conflictos en el trabajo o escuela, dificultades económicas, un divorcio o un despido aumentan el riesgo de padecer depresión, la jubilación también la puede desencadenar. Sentirse en soledad o en abandono.

o La personalidad: Las personas contamos con mecanismos de defensa para resistir o hacerle frente al estrés de la vida diaria. Hay personas con características neuróticas de la personalidad (tendencia a la culpabilidad, ansiedad e inestabilidad) que los hace más vulnerables a la depresión. También la baja autoestima y la inseguridad en uno mismo, son factores de riesgo para la depresión.

o Consumo de alcohol y de drogas: El consumo de sustancias como los depresores (alcohol, barbitúricos, entre otras), puede desencadenar o agravar la depresión. En algunas ocasiones, las personas consumen alcohol para sentirse mejor, pero les resulta contradictorio porque el alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central (SNC), y eso hace que se refuercen los síntomas de la depresión.

DIAGNÓSTICO

Es importante señalar que, encontrarse en un momento determinado más triste o con el estado de ánimo más bajo no es suficiente para un diagnóstico depresión. Es preciso que la intensidad de los síntomas, su duración (de al menos 2 semanas) y la incapacidad que generan, sean lo suficiente como para afectar el normal o adecuado funcionamiento de la persona. Para ello, se requiere de:

o Entrevista: para identificar antecedentes familiares de depresión, la historia de vida de la persona y otros aspectos clínicos que se puedan asociar a la enfermedad.

o Test de depresión: para detectar o a veces para confirmar el diagnóstico de depresión, así como la severidad de sus síntomas.

o Perfil hormonal: en caso de que haya duda, es importante realizar un estudio del perfil hormonal para descartar la probabilidad de la existencia de cambios hormonales que sean la causa de la depresión.

TRATAMIENTO

Según el resultado, si se trata de una depresión, van a requerir apoyo de

o Farmacoterapia: A base de antidepresivos, ansiolíticos u otros fármacos coadyuvantes (hormonas tiroideas carbonato de litio o Psicoestimulantes) para aliviar los síntomas.

o Psicoterapia: El tratamiento en conversacional y ofrece seguridad, confianza, comprensión y apoyo emocional; se intentan corregir los pensamientos distorsionados, se explica el carácter temporal y se desdramatiza la situación, se consigue la participación del paciente en el proceso curativo y, se enseña a prever las posibles recaídas.

o Terapia de estimulación cerebral: Se utiliza en los casos en los que hay resistencia a los fármacos.

¿Cuándo pedir ayuda profesional?

o Cuando la depresión continúa por dos semanas o más.

o Cuando los síntomas se agraven.

o UERGENTE: Cuando existan ideas de muerte, de daño o de suicidio.

PREVENCIÓN

o Hablar con una persona de confianza: Platicar con alguien más y decirle cómo lo que nos sucede, nos ayudará a sentirnos mejor.

o Evitar el aislamiento: Tratar de interactuar con otras personas.

o Evite tomar decisiones precipitadas: Esperar a mantener la mente clara y sin preocupaciones, puede ayudar a actuar de mejor manera.

o Tener un estilo de vida saludable: Hacer ejercicio, mantener una dieta equilibrada y dormir bien, ayudará a mejorar el estado de ánimo y a dar estructura a las actividades diarias.

o Evitar el consumo de alcohol y otras drogas: Debido a que pueden empeorar los síntomas. El alcohol es un depresor del SNC. El uso de otras drogas, pueden generar dependencia y daño.

REFENCIAS:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013. 2. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2021 (consultado 2022 febrero 23). Depresión. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/depresion-sp 3. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2022 (consultado 2022 febrero 22). Depresión posparto. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007215.htm 4. NIH: National Institute of Mental Health. Transformando la comprensión y el tratamiento de las enfermedades mentales. (Internet). EE.UU: NIH (Consultado 2022 febrero 23) Depresión perinatal. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/depresion-perinatal 5. Mayo Clinic: Mayo Foundation for Medical Education and Research (Internet). EE.UU: Mayo Clinic; 2019 (Consultado 2022 febrero 23) Depresión en las mujeres: comprensión de la brecha fe género. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/necesito-ayuda- para-mi-salud-mental 6. Clínica Universidad de Navarra (Internet). España; 2020 (Consultado 2022 febrero 23) Depresión: comprensión de la brecha fe género. Disponible en: https://www.cun.es/enfermedades-tratamientos/enfermedades/depresion

ESQUIZOFRENIA

La esquizofrenia es un trastorno mental grave. Se caracteriza por tener una percepción alterada de la realidad, cambios en el pensamiento, emociones y comportamientos acompañados de alucinaciones y delirios, que provocan un disfuncionamiento global en la vida e las personas que la padecen. Sin embargo, con los cuidados necesarios y el apego al tratamiento de manera adecuada, las personas pueden funcionar bastante bien en su vida, en su trabajo, escuela y en la sociedad. La esquizofrenia inicia en promedio entre los 13 y 29 años de edad, aunque en la mayoría de los casos ocurre alrededor de los 20 años. Rara vez sucede en la infancia (0.04%) o después de los 40 años (0.25% a 0.64%. En los hombres, los síntomas suelen iniciar entre principios y mediados de los 20 años. En las mujeres, a finales de los 20 años. Es importante señalar, que existen síntomas prodrómicos desde la infancia y adolescencia, que nos permite conocer un poco más sobre la posibilidad de que se desarrolle la enfermedad en la juventud o edad adulta (aunque no es concluyente). Esto síntomas, incluyen: depresión, cambios de humo o irritabilidad extrema, que pueden estar presente durante meses o incluso años, hasta que aparece la enfermedad. Son alrededor de 9 años...........

Síntomas:

En la esquizofrenia, los síntomas pueden variar en las personas, aunque generalmente se manifiestan de tres maneras:

1. Síntomas Psicóticos: se vive la realidad de forma distorsionada y alterada. Involucra cambios en los pensamientos, emociones y conductas de las personas, los principales son:

o Alucinaciones; las personas oyen voces, ven cosas, saborean sabores, perciben olores o sienten cosas que no existen, y que creen que son debido a un factor externo. Muchas veces estos síntomas aparecen antes de que los familiares se den cuenta de la enfermedad.

Las alucinaciones auditivas son las más frecuentes. Las personas escuchan voces en su cabeza. Generalmente, estas voces les insultan o les dan órdenes, por lo que sienten que no tienen el control sobre si mismos ni por sus acciones.

Las personas con esta enfermedad, perciben como real las alucinaciones, por lo que es importante entenderlas desde su propia realidad.

o Delirios: son creencias que la persona tiene pero que están fuera de la realidad. Existen diferentes tipos de delirios.

 Delirios de persecución: se tiene la idea de que algo o alguien le está vigilando o siguiendo, a través de una cámara, o que alguien le sigue. Le puede suceder en la cuando está en casa, en el trasporte público o en la calle.

 Delirios de grandeza: se tiene la creencia de tener poderes especiales, de ser la persona elegida o comunicarse con Dios para enviar un mensaje a la humanidad.

 Delirio de prejuicio o daño: tiene la idea de alguien está tramando algo contra su persona, un complot, intenta envenenarle o provocarle algún tipo de daño.

 Delirios somáticos: es cuando las personas creen que tienen sensaciones extrañas en su cuerpo y que son provocadas por algo externo. Percibe cambio de forma en alguna parte u órgano de su cuerpo. O que cambia de forma o que ya no está presente.

 Delirio de referencia: se tiene la sospecha que otras personas hablan de él, desde los medios de comunicación o de otras formas. Creen que hablan de él cuando está en el trasporte público, que le envían mensajes a través de las canciones, etc.

 Delirios celotípicos: cuando cree que su pareja está con alguien más, aunque no haya evidencia de ello.

 Delirios erotomaniacos: tiene la idea de ser el objeto de enamoramiento de otra persona.

o Trastornos del pensamiento: puede haber pensamiento desorganizado, incoherente y/o incongruente. Pérdida de juicio. La comunicación es ineficaz. No llegan a metas, es decir, tienen pensamiento prolijo y en a veces dan respuestas que no se relacionan con el contexto de la pregunta. Pueden expresar palabras sin sentido o que no se pueden entender. El pensamiento se expresa a través del habla.

o Trastornos del movimiento: puede que el comportamiento no está enfocado a un objetivo. El comportamiento puede incluir postura inadecuada o extraña, falta de respuesta a un estímulo, movimiento inútil o excesivo o agitación impredecible. Pueden presentar movimiento sin sentido y anormales y pueden repetirlos una y otra vez (adoptar la forma de un árbol, de un personaje, etc.). En ocasiones, las personas con estas enfermedades pueden tener comportamientos extravagantes o inadecuados, que pueden estar influenciados por sus alucinaciones y/o delirios.

2. Síntomas Negativos: los principales síntomas incluyen:

o Pérdida de la motivación e interés de disfrutar las actividades de su vida diaria.

o Dejar de arreglarse y mantener una pobre higiene y aliño (descuido personal).

o Aislamiento y alejamiento de sus amistades y seres queridos.

o Dificultad para expresar sus emociones (aplanamiento afectivo o embotamiento), o incluso pueden desaparecer.

o Disminución del volumen y velocidad de la voz.

o Incapacidad para sentir placer.

o Expresión facial limitada.

o Limitada energía, o incluso tener catatonia (dejar de hablar y moverse).

o Limitación para funcionar de forma adecuada en los diferentes aspectos de su vida (personal, familiar, social, de pareja, escuela, trabajo, etc.). Estos síntomas, no se deben confundir con depresión.

3. Síntomas cognitivos: incluyen el deterioro del funcionamiento de las funciones mentales superiores. Por lo que se manifiesta de la siguiente manera:

o Problemas para procesar la información.

o Incapacidad para usar la información después de recibirla.

o Dificultad para planificar y tomar decisiones.

o Reducción en la capacidad de la atención y concentración.

o Problemas de memoria a corto y mediano plazo.

o Complicación para aprender cosas nuevas.

o Dificultad para dar seguimiento a una conversación.

o Problemas para llevar a cabo varias cosas a la vez.

o Disminución de la capacidad de la creatividad.

o Limitación de tener conductas socialmente aceptadas.

Los síntomas de la esquizofrenia pueden variar con el paso del tiempo, ya que pueden empeorar o permanecer en remisión. En otras ocasiones, se mantienen a lo largo de la vida de las personas. A más temprana edad de inicio de la enfermedad, mayor deterioro del funcionamiento global en edad adulta de las personas con esquizofrenia.

Síntomas en población infantil y adolescente Los síntomas y el comportamiento de la enfermedad en niños y adolescentes se puede comportar de manera distintas a de los adultos. Por ejemplo;

o Alucinaciones.

o Pensamiento confuso.

o Mal humo extremo o irritabilidad.

o Comportamiento excéntrico.

o Lenguaje extraño.

o Pensamientos o ideas inusuales y extrañas.

o Paranoia.

o Retraimiento o aislamiento social.

o Disminución de la higiene personal.

o Ansiedad severa y miedo.

o Confusión de los sueños y de lo que ve en la televisión con la realidad.

o Dificultada para relacionarse y hacer amigos.

o Problemas en el rendimiento escolar.

o Cambios en su personalidad.

o Parecen estar en su propio mundo.

En estos casos, los padres suelen confundir los síntomas con rebeldía o propios de la edad, pero es importante acudir con el médico familiar o pediatra para que les evalúe y derive con el especialista.

CAUSAS

Puede haber varias causas, las principales son:

o Factores genéticos-hereditarios: La mayoría de las veces, se asocia a un origen genético, pero no necesariamente una persona va a desarrollar esquizofrenia, a pesar de que en la familia haya miembros con esa enfermedad.

o Problemas en el embarazo: La exposición a un virus en el momento del nacimiento, problemas antes o durante el embarazo, problemas nutricionales antes del nacimiento.

o Estructura y función del cerebro: Existen diferencias en el tamaño de algunas áreas del cerebro y en el funcionamiento de las conexiones cerebrales. Puede suceder desde antes del nacimiento. También se han descubierto problemas en el comportamiento de los neurotransmisores como el glutamato y la dopamina.

o Factores psicosociales Y ambientales: La pobreza extrema, convivir en entornos con alto estrés, haber sido de víctima de eventos traumáticos en la infancia, sobretodo, si son múltiples (abuso infantil y violencia, o en algún otro momento de la vida. La pérdida de un ser querido, problemas en la pareja, conflictos en el trabajo o escuela, dificultades económicas, un divorcio o un despido, un secuestro o tortura, aumenta la posibilidad de desencadenar la enfermedad.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico debe ser cuidadoso y se sugiere entrevistar a familiares y personas cercanas, para conocer más del caso, y así dar un diagnóstico más certero.

o Entrevista: para identificar antecedentes familiares de enfermedad mental, el abuso de sustancias, la historia de vida de la persona, así como la observación cuidadosa de signos y síntomas.

o Cuestionarios o escalas clínicas: que permite identificar el tipo de sintomatología y la evolución de la enfermedad o incluso del tratamiento.

o Examen físico y pruebas médicas: en ocasiones se realiza una prueba de sangre o escáner cerebral para observar si hay anomalías en el cerebro. También es preciso hacer pruebas para detectar la presencia de administración de sustancias psicoactivas, ya que algunas pueden desencadenar síntomas psicóticos.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la esquizofrenia debe ser integral y multidisciplinario para mejorar el funcionamiento global de las personas con este padecimiento.

a) Farmacoterapia: permite aliviar los síntomas, ya que se enfocan a corregir los desequilibrios en los neurotransmisores a través de medicamentos neurolépticos o antipsicóticos. Si bien existen efectos secundarios como el aumento de peso (una queja constante de las personas que toman antipsicóticos), el costo-beneficio es mayor debido a que pueden mejorar su calidad de vida.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual ayuda a mejorar el estado de salud mental, ya que permite identificar las situaciones que precipitan los síntomas, enfocarse en habilidades que les permitan salir adelante y a manejar su vida con mayor libertad y control sobre ellos mismos. También los grupos de apoyo y la terapia familiar.

c) Psicoeducación: para pacientes y familiares a fin de dar a conocer las características de la enfermedad, tomar conciencia de ella y facilitar el apego al tratamiento integral. Les ayuda a disminuir la angustia y a encontrar nuevas soluciones y brindar apoyo.

d) Terapia ocupacional: es para que las personas se mantengan activas, ocupadas y enfocadas en aspectos que les permitan dar estructura a su vida. Actividades de arte-terapia, pueden ser de utilidad. Se les recomienda, reincorporarse a su vida cotidiana (escuela, trabajo, amigas, reuniones familiares).

e) Estimulación o rehabilitación neurocognitivas: para estimular funciones cognitivas superiores (atención, concentración, comprensión, memoria, planeación, cálculo, resolución de problemas, área viso-espacial, entre otras, para evitar el deterioro o mejorar su funcionamiento de dichas áreas, de acuerdo a las necesidades cada paciente.

f) Hospitalización: en ocasiones, será necesaria la hospitalización para reducir riesgos y aliviar los síntomas.

g) Terapia electroconvulsiva: en los casos que la medicación y otras medidas no hay funcionado, así como para reducir los riesgos de suicidio o agresión hacia terceros. También se puede utilizar para los estados de catatonia.

h) Tratamiento de patología dual: debido a que algunas personas con esquizofrenia consumen alcohol y otras drogas para aliviar sus síntomas, aunque en otras ocasiones, ese consumo desencadenó la presencia de los síntomas. Por eso es importante, averiguar sobre el consumo de drogas para tratarlo junto con la esquizofrenia, y con ello mejorar su condición de salud y prevenir recaídas.

REFENCIAS:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013. 2. NEWSLETTER: Medical News Today; Boletín Informativo Internet). Brighton, RU: NEWSLETTER: 2020 (Consultado 2022 febrero 18). Lo que debes saber sobre el trastorno bipolar. Disponible en: https://www.medicalnewstoday.com/articles/schizophrenia-age-of- onset#late-onset 3. AACAP: American Academy of Child and Adolescent Psychiatry (Internet). Washington, DC. EE.UU: AACAP: 2022 (Consultado 2022 febrero 25). Esquizofrenia en niños. Disponible en: https://www.aacap.org/AACAP/Families_and_Youth/Facts_for_Families/FFF -Guide/Schizophrenia-In-Children-049.aspx 4. NIH: National Institute of Mental Health. Transformando la comprensión y el tratamiento de las enfermedades mentales. (Internet). EE.UU: NIH 2021 (Consultado 2022 febrero 25). La esquizofrenia. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/la-esquizofrenia 5. Mayo Clinic: Mayo Foundation for Medical Education and Research (Internet). EE.UU: Mayo Clinic; 2022 (Consultado 2022 febrero 25). Esquizofrenia. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases- conditions/schizophrenia/symptoms-causes/syc-20354443 6. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2022 (consultado 2022 febrero 25). Esquizofrenia. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000928.htm

PATOLOGÍA DUAL

La patología Dual, es la coexistencia de dos enfermedades en una misma persona. En este caso, del trastorno por consumo de sustancias (TUS) y otro trastorno mental. Por ejemplo; depresión más consumo de tabaco, ansiedad más consumo de marihuana, trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) más consumo de cocaína.

Ambas enfermedades pueden aparecer:

a) una a consecuencia de la otra,

b) aparecer de forma independiente, o

c) desarrollarse simultáneamente de forma casual.

Los trastornos mentales más comunes en la patología dual son la ansiedad, la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), TDAH, trastorno psicótico, trastornos de la personalidad.

CAUSAS

Diferentes causas pueden derivar en una patología dual.

o Antecedentes familiares de enfermedad mental y/o TUS: Como se sabe, tanto las enfermedades mentales como el consumo de sustancias tienen un componente genético.

o Antecedentes personales de trastorno mental: Un trastorno mental puede condicionar la aparición del consumo de drogas, para aliviar los síntomas del trastorno mental, a manera de automedicación.

o Consumo de drogas: El consumo de una droga, puede llevar al consumo de otras drogas, y también se asocia al desarrollo de enfermedad mental.

o Mecanismos neurobiológicos: Involucra anomalías neurobiológicas, previas a la aparición de ambos trastornos, en su conjunto o por separado. También es cierto que, el consumo de drogas cambia de forma negativa al cerebro, haciéndolo más vulnerable para el desarrollo de otras enfermedades mentales.

o Ambientales: La disponibilidad a las drogas, así como vivir en entornos familiares y comunitarios de violencia, abusos y pobreza, facilita la aparición de enfermedad mental y del consumo de drogas por un lado, por otro, la aparición de la patología dual.

o Estrés: la exposición constante al estrés puede desencadenar ambas patologías por separado o en su conjunto.

SÍNTOMAS

Los síntomas de la patología dual, están relacionados con las características específicas del trastorno mental y las características específicas del consumo en función de la droga que se administre la persona. Sin embargo, hay algunas características generales que pueden variar de una persona a otra:

o Descuido en la higiene y aliño personal.

o Cambios en el apetito.

o Alteraciones en sueño (insomnio o hipersomnia).

o Cambios repentinos del comportamiento.

o Abandono de las actividades de ocio y tiempo libre.

o Aislamiento.

o Pérdida de interés en las actividades que solían interesarle.

o Conductas poco coherentes, como la desinhibición.

o Respuestas inadecuadas a situaciones cotidianas.

o Hiperactividad.

o Disminución de las capacidades cognitivas superiores (concentración, atención, memoria, resolución de problemas).

o Errores de juicio y conducta.

o Pobre control de impulsos (agresión, violencia e impulsividad).

o Realizar actos arriesgados cuando se está bajo los efectos de alguna sustancia.

o Evasión de responsabilidades, normas y consignas.

o Delirios (ideas paranoides).

o Vagabundeo y marginación

o Depresión y riesgo suicida.

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la patología dual se debe realizar cuidadosamente, ya que en algunos casos, algunos síndromes pueden ser cuadros de trastorno mental temporal, como el trastorno psicótico secundario al consumo de sustancias, o por alguna intoxicación por estimulantes, o parecida al síndrome de abstinencia. Estas son algunas recomendaciones para el diagnóstico de la patología dual.

o Entrevista: acerca de los antecedentes familiares y personales de TUS y/o de enfermedad mental.

o Exploración física: para descartar la presencia de alguna enfermedad orgánica.

o Pruebas de neuroimagen: como la tomografía computarizada (TAC), la resonancia magnética (RM), la tomografía por emisión de positrones (PET), el electroencefalograma, permiten identificar lesiones en la cabeza, y se utilizan más frecuentemente, para enfermedades neurológicas, en caso de ser necesario.

o Pruebas clinimétricas: en relación al consumo de sustancias y de síntomas de enfermedad mental.

TRATAMIENTO

Para abordar la patología dual, el tratamiento deberá ser integral y multidisciplinario, debido a la complejidad de las patología presentes. o Desintoxicación: Se trata de lograr la estabilidad física del organismo, a través de eliminar las toxinas de alcohol o de otras drogas, que provocaron una alteración en las respuesta fisiológicas del cuerpo.

o Terapia farmacológica: En algunas ocasiones, el tratamiento adecuado del trastorno psiquiátrico, puede ayudar a desaparecer el TUS. Sin embargo, el esquema farmacológico óptimo, es abordar de forma conjunta ambas patologías (el TUS y la enfermedad psiquiátrica), y a largo plazo para garantizar su eficacia en el tiempo. En este escenario, será necesario también la medicación para reducir el síndrome de abstinencia.

o Terapia psicológica: Es conveniente contar con un plan de abordaje psicológico integral, que atienda el problema de consumo de sustancias y el trastorno mental. El estándar de oro para ambas enfermedades es la terapia cognitivo-conductual (TCC), ya que está enfocada a identificar las creencias y pensamientos que participan en el comportamiento adictivo y de la enfermedad mental. Para luego modificar patrones de comportamiento disfuncional por conductas saludables, adaptativas y eficaces. La psicoterapia con otro tipo de enfoque también es útil, principalmente para tratar la enfermedad mental y coadyuvar en el comportamiento adictivo. El objetivo de la terapia psicológica es asegurar la autonomía y la adaptación a la vida del paciente, sin necesidad de consumir drogas y mejorar su salud mental en general.

o Psicoeducación: Favorece la conciencia de enfermedad, el apego al tratamiento integral, la compresión de las características de la enfermedad y permite encontrar formas eficaces de afrontar ambas enfermedades. Es útil para pacientes y familiares (o cuidadores). De esa manera, pueden corresponsablemente ayudarse a sobrellevar la patología dual. o Grupos de Ayuda Mutua: Estos grupos de personas se reúnen de forma voluntaria, con el objetivo de entender su problema a través de otros, comprender a sus compañeros de grupo en su proceso y, a apoyarse entre ellos.

o Hospitalización: En algunos casos, de acuerdo a la magnitud de los síntomas, el personal de salud junto con los familiares decidirán la hospitalización para los casos en que las personas presentes síntomas de psicosis, violencia, ideación o intento suicida.

o Rehabilitación psicosocial: Es útil para las personas con secuelas debido al consumo de drogas o de la enfermedad mental.

o Reinserción: Apoyar a que las personas regresen a su vida y puedan estructurar planes a futuro en las diferentes áreas de su vida.

PREVENCIÓN

Involucra una serie de medidas por parte de la sociedad, pero también en la familia, la escuela, la comunidad, y las personas.

o Tener un estilo de vida saludable: Todos sabemos que el ejercicio, la buena alimentación y dormir al menos 7 horas al día, mantiene nuestra salud física, mental y social.

o Familiares

 Mostrar respeto, afecto y cariño en la familia.

 Evitar el consumo de drogas.

 Poner reglas y límites claros tanto de padres a hijos y viceversa.

o Escolares

 Tener éxito académico.

 Motivación a asistir a la escuela.

o Red de amigos

 Contar con una red de amigos.

 Alejarse de personas tóxicas. En ese caso, es mejor alejarse y procurar una red de personas con las que nos podamos sentir mejor.

o Ambientales

 Participación en actividades de la comunidad.

o Personales

 Hacer actividades que mejoren la autoestima (logros mínimos alcanzables, reconocerlos).

 Usar de forma adecuada del tiempo libre.

 Estilo de vida saludable (buenos hábitos de higiene, aliño, ejercicio y dieta).

 Platicar con alguien más y decirle cómo nos sentimos, nos ayudará a afrontar las cosas con ayuda de alguien más.

 Evitar el aislamiento

REFENCIAS:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013. 2. Volkow ND, Torrens M, Poznyak V, et al. Manejo de trastornos duales: una declaración de la Red Científica Informal, Comisión del Estupefacientes de la ONU. World Psychiatry. 2020; 19(3):396-397. (Consultado 2022 marzo 2) Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7491611/ 3. Cano Valle, Fernando, Nanni Alvarado, Ricardo, Pantoja Nieves, Mónica. (2016). El diagnóstico dual y su manejo. Derechos de las personas con enfermedades psiquiátricas. Biblioteca Virtual del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, 2017. (Consultado 2022 marzo 02). ISBN: 978-607-9419-89-9. Disponible en: https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/9/4327/11.pdf 4. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2020 (consultado 2022 marzo 01) Diagnóstico doble. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/dualdiagnosis.html#:~:text=%C2%BFQu%C 3%A9%20es%20un%20diagn%C3%B3stico%20doble,afecciones%20ocurr en%20al%20mismo%20tiempo. 5. Torrens Mélich, Marta (2008). Patología dual: situación actual y retos de futuro. Adicciones, 20 (4),315-319.[fecha de Consulta 2 de Marzo de 2022]. ISSN: 0214-4840. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=289122048001 https://www.topdoctors.es/diccionario-medico/patologia-dual#

SALUD MENTAL

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), la salud es un estado de completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Incluye el bienestar subjetivo, la capacidad de afrontar el estrés, trabajar de forma productiva y contribuir a la comunidad. Es por ello, que la salud mental, es no solo la ausencia de enfermedad mental, sino, la presencia de bienestar biopsicosocial de las personas. No hay salud, sin salud mental.

¿Qué determina la salud mental en las personas?

Existen múltiples factores: biológicos, socio-ambientales, económicos, entre otros.

ENFERMEDAD MENTAL

¿Qué es la enfermedad mental?

Las enfermedades mentales o también llamadas trastornos de enfermedad mental (TEM), son efectos de un desequilibrio químico en el cerebro que provoca alteraciones en los pensamientos, emociones y comportamientos de las personas que la padecen, y que por lo tanto, se altera su estilo y calidad de vida, provocando en la persona un malestar significativo. Los TEM, pueden aparecer desde la infancia hasta la edad adulta y en la vejez, aunque el tipo de enfermedad varía de acuerdo al ciclo de la vida en que nos encontremos y a la historia de cada persona, entre otros factores.

¿Cuáles son las causas de las enfermedades mentales?

Existen múltiples causas que favorecen la aparición de enfermedades mentales

a) Biológicas:

o La herencia genética: Antecedentes familiares de EM.

o Traumatismos: La aparición de las EM puede desencadenarse posterior a algún accidente que ocasione daño en el cerebro.

o Daño orgánico: Derrames cerebrales.

o Demencia y otros problemas neurológicos.

o Problemas en el embarazo de la madre: La exposición a un virus de la madre o al uso de productos químicos durante el embarazo.

o Cambios hormonales: Lo que también afecta nuestras emociones y comportamientos.

o Infecciones: Como el VIH.

o Sustancias químicas: La exposición a sustancias químicas como plaguicidas, herbicidas y químicos industriales.

o Consumo excesivo y/o sin control de algunos medicamentos: Algunas personas son susceptibles a ciertos medicamentos. Es por ello, que la administración de fármacos debe ser bajo cuidado médico.

o Consumo de algunas drogas: El uso, abuso o la dependencia de sustancias psicoactivas, puede desencadenar o agravar los síntomas de una enfermedad mental.

b) Económicas:

o Pobreza:

Ausencia de educación escolar. Falta de vivienda Problemas financieros Malos hábitos nutricionales Carencias para hacerle frente al cuidado de la salud, Limitaciones para contar con servicios que ayudan a mantener la higiene personal y de los hogares.

c) Sociales y ambientales:

o Condiciones de trabajo estresantes.

o Eventos traumáticos, como el abuso o la violación.

o Abandono en la familia.

o Discriminación de género.

o Violencia social y/o familiar, así como, la tortura y los secuestros

o Exclusión social.

o Violaciones de los derechos humanos.

o Desastres naturales.

o Cambios sociales; como la guerra o conflictos políticos.

o Pérdidas de seres queridos.

d) Personales:

o Antecedentes personales de enfermedad mental

o Dificultad para afrontar las situaciones amenazantes y de estrés en su vida.

o Ser una persona aislada o tener pocos amigos (pobre red social).

o Problemas de pareja.

o Conflictos familiares.

o Poca tolerancia a la frustración.

¿Cómo puedo saber si tengo una enfermedad mental?

Si hay presencia de síntomas leves por dos semanas o más:

o Dificultad para dormir.

o Decaimiento.

o Cambios en el apetito y/o peso.

o Dificultad para levantarse de la cama.

o Perdida de interés en las cosas que anteriormente eran divertidas.

o Disminución de la concentración.

o Problemas para realizar las actividades cotidianas.

o Aislamiento o alejamiento de las amistades.

o Preocupaciones o miedos excesivos.

o Altibajos o cambio en el estado de ánimo.

o Delirios.

o Alucinaciones.

o Desconexión con la realidad.

o Enojo y hostilidad excesiva.

o Comportamiento violento.

o Pensamientos de muerte.

o Ideas de hacer o hacerse daño.

DIAGNÓSTICO

¿Qué puedo hacer si sospecho que tengo una enfermedad mental?

Es importante tomar en cuenta que, los TEM se deben atender por profesionales de la salud. Para ello, se requiere contar con un diagnóstico que nos permita identificar el tipo de enfermedad y su posible origen. Para realizar un diagnóstico de TEM es necesario realizar:

o Entrevista: acerca de los antecedentes familiares y personales, la historia de vida, así como los síntomas presentes (su intensidad y frecuencia), así como, los cambios en el pensamiento, comportamiento y emociones.

o Exploración física: para descartar la presencia de alguna enfermedad orgánica

o Exámenes de laboratorio: para revisar el funcionamiento hormonal y tiroideo.

o Pruebas de neuroimagen: como la tomografía computarizada (TAC), la resonancia magnética (RM), la tomografía por emisión de positrones (PET), el electroencefalograma, permiten identificar lesiones en la cabeza, y se utilizan más frecuentemente, para enfermedades neurológicas.

o Pruebas de psicodiagóstico: para evaluar las características y funcionamiento intelectual, de personalidad o neuropsicológico actual.

TRATAMIENTO

Dependiendo de los resultados del diagnóstico es importante iniciar un plan de tratamiento a base de:

o Terapia farmacológica: Puede ser con antidepresivos (para tratar la depresión, la ansiedad o como coadyuvante de otras enfermedades mentales), ya sea a base de; ansiolíticos, antipsicóticos, estabilizadores del estado de ánimo, o anticonvulsivos. Es importante la terapia farmacológica para aliviar los síntomas y mejorar el funcionamiento de las personas a su vida cotidiana.

o Psicoterapia: Se trata de un tratamiento a través de la conversación con una persona profesional de la salud mental, la cual ayudará a la persona afectada a entender su enfermedad, comprender los pensamientos, emociones y comportamientos relacionados a su estado actual de salud. Esta intervención, favorece a encontrar otras formas de afrontar situaciones de estrés para evitar que afecten la vida y el funcionamiento de las personas, así como, mejorar el estado de salud mental.

o Estimulación cerebral: Los criterios para recomendar este método de tratamiento son muy específicos. En este caso, son candidatos quienes hayan tenido resistencia al medicamento, o en otros casos que el especialista recomiende, como la depresión u otros. Los más utilizados son la estimulación magnética transcraneal, la estimulación cerebral profunda y la terapia electroconvulsiva.

De acuerdo a la severidad de los síntomas y la evolución de la enfermedad, el manejo de los TEM, puede ser ambulatorio. Sin embargo, en otras ocasiones, la hospitalización puede ser de gran ayuda para el mejoramiento del estado de salud de las personas que padecen trastornos mentales.

PREVENCIÓN

¿Qué puedo hacer para prevenir una enfermedad mental?

Sin duda, vivir en un entorno saludable contribuye de manera positiva a reducir la presencia de enfermedades mentales. Sin embargo, a pesar de la presencia de TEM y una vez identificados los riesgos, es importante tomar en cuenta lo siguiente:

o Hablar con una persona de confianza: Platicar con alguien más y decirle cómo nos sentimos, nos ayudará a afrontar las cosas con ayuda de alguien más.

o Evitar el aislamiento: En algunas ocasiones, estar a solas ayuda a conectar con nosotros mismos y a conocernos mejor, pero es necesario la interacción humana, ya que nos permite enviar y recibir estímulos a través de la comunicación personal o incluso a distancia, que favorece el bienestar emocional y la salud de nuestro cerebro.

o Apego escolar o laboral: Depende de la edad en que nos encontremos, mantenernos cerca y con motivación hacia la escuela o el trabajo, nos permite enfocarnos en nuestras metas y nos da estructura a nuestra vida.

o Tener un estilo de vida saludable: Todos sabemos que el ejercicio, la buena alimentación y dormir al menos 7 horas al día, mantiene nuestra salud física, mental y social.

o Hidratar el cerebro: Este aspecto ayuda a tener un funcionamiento adecuado de nuestras funciones cognitivas (memoria, concentración, comprensión, atención, entre otras).

o Alejarse de personas tóxicas: En ocasiones, algunas personas que nos rodean tienden a hacernos daño e incluso caemos en su propia dinámica. Es mejor alejarse y procurar una red de personas con las que nos podamos sentir mejor.

REFENCIAS:

1. OMS: Organización Mundial de la Salud. Salud Mental (Internet). Ginebra, Suiza: OMS; 2018 (consultado 2022 febrero 18). Salud Mental: fortalecer nuestra propuesta. Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact- sheets/detail/mental-health-strengthening-our-response 2. Middlesex Health: Mayo Clinic Care Network (Internet). Rochester, Minnesota EE.UU: Middlesex; 2022 (Consultado 2022 febrero 18). Enfermedad mental. Disponible en: https://middlesexhealth.org/learning- center/espanol/enfermedades-y-afecciones/enfermedad-mental 3. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2022 (consultado 2022 febrero 21). Terapia electroconvulsiva. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007474.htm 4. NIH: National Institute of Mental Health. Transforming the understanding and treatment of mental illnesses. (Internet). EE.UU: NIH (Consultado 2022 febrero 22) ¿Necesito ayuda para mi salud mental?. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/necesito-ayuda-para- mi-salud-mental

SALUD MENTAL EN LA MUJER

La salud y el cuidado de la mujer abarcan una amplia gama de aspectos que benefician su condición física, mental y social. Para lograrlo, se necesita crecer en un ambiente familiar y social favorable con adecuadas condiciones de vida, llevar a cabo un estilo de vida saludable y gozar de una buena salud física y mental. Sin embargo, debemos considerar la existencia de factores que ponen en riesgo ese bienestar. En este sentido, hay padecimientos y situaciones que afectan a las personas en algún momento de su vida, y hay otras que se asocian más a las mujeres que a los hombres. Es por eso, que este apartado está dedicado a conocer los aspectos biopsicosociales que afligen a la mujer y cómo se pueden atender y evitar para gozar de una óptima salud mental. Debemos considerar que la salud o la enfermedad en las mujeres en cualquier etapa de su vida, está condicionada por determinantes biológicos, genéticos, sociales, además del sexo y género.

DATOS GENERALES

o El consumo de drogas ha incrementado en las mujeres.

o Son más frecuentes los trastornos somatomorfos y del trastorno de la conducta alimentaria.

o Los efectos de las enfermedades de transmisión sexual pueden ser más graves en las mujeres que en los hombres, ya que si no se tratan a tiempo, les puede causar infertilidad, lo que a su vez, les puede desencadenar depresión.

o El estrés en las mujeres les puede ocasionar dificultad para tener un embarazo.

o Problemas del tracto urinario, como incontinencia, puede conducir a la depresión.

o El accidente cerebrovascular se ha incrementado en las mujeres, el cual está asociado al colesterol alto, presión arterial alta, y antecedentes familiares de accidente cerebrovascular. Sin embargo, hay algunos factores de riesgo que predisponen la enfermedad como:

 Embarazo.

 Ingesta de pastillas anticonceptivas.

 La administración del tratamiento hormonal para la menopausia.

 Migrañas frecuentes.

 Altos niveles de triglicéridos y cintura ancha en la postmenopausia.

FACTORES DE RIESGO

La vulnerabilidad social como las precarias condiciones de vida, consumo de sustancias y la falta de red de apoyo, provocan malestar psicológico A continuación se mencionan alguno de los factores que están asociados al desarrollo de enfermedad mental en las mujeres.

o Antecedentes familiares de enfermedad mental y/o consumo de sustancias psicoactivas.

o Personalidad premórbida con tendencia a comportamientos patológicos en la infancia y/o adolescencia.

o Antecedentes personales de consumo de sustancias psicoactivas o tener trastorno por uso de sustancias TUS.

o Historia de abusos, traumas o violencia en la familia o en entornos donde se ha desarrollado (escuela, trabajo, comunidad, etc.).

o Exposición continúa a situaciones que le hagan sentir estrés (problemas con la pareja o familia, presentar un examen, entregar un trabajo, el tráfico, entre otros).

o Pobreza o problemas financiaros, y no disponer de un empleo.

o Falta de información y acceso a recursos y servicios comunitarios.

o Discriminación por su raza, etnia, género, condición social, preferencia sexual, discriminación de género en el trabajo o escuela o por su imagen física-corporal.

o Estigma, secundario a la presencia de un trastorno mental.

o Discriminación y rechazo social.

o Baja autoestima a consecuencia de las barreras sociales.

o Mayor tendencia a justificar la violencia y las relaciones abusivas debido a la falta de estima.

Debemos considerar que, los factores determinantes de carácter psicosocial, pueden exacerbar la vulnerabilidad biológica a la enfermedad mental.

FACTORES PROTECTORES

Para reducir los riesgos asociados a los trastornos mentales en las mujeres, es necesario, hacerle frente a la desigualdad e injusticia social y a la brecha de género.

Estos son algunos de los factores que protegen a las mujeres de los trastornos mentales:

o Educación escolar.

o Apoyo en la familia.

o Desarrollo saludable desde la niñez.

o Oportunidades de crecimiento económico, social, laboral y personal.

o Trabajar en su autoestima e independencia.

o Disponer de una red de apoyo familiar y social.

o Satisfacción de necesidades básicas, como salud, hogar, alimentos, servicios básicos, etc.

o Estilo de vida saludable (dieta balanceada, ejercicio, higiene del sueño).

o Practicar la meditación, relajación, atención plena u alguna otra disciplina o ejercicio que le permita mantener el equilibrio emocional.

o Empoderamiento. Tomar sus propias daciones y sentirse autosuficiente. Recurrir a tratamiento médico y psicológico, puede ayudar a que las personas se sientan mejor y a optimizar su calidad de vida. Sin embargo, los trastornos de salud mental en las mujeres, suceden de forma distinta a de los hombres. Ahora describiremos los trastornos mentales específicos en las mujeres.

DEPRESIÓN

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), las mujeres son más propensas a sufrir de depresión y ansiedad. La depresión es más común es las mujeres (5.1%) respecto a los hombres (3.6%). Entre otras cosas, los cambios hormonales a lo largo de su vida, juegan un papel importante para las alteraciones en el estado de ánimo.

Factores de Riesgo:

1. Hormonales. La depresión por causas hormonales, solo la pueden desarrollar las mujeres. Este tipo de depresión sucede en diferentes momentos de la vida de las mujeres. Por ejemplo;

o Trastorno disfórico premenstrual. Se caracteriza por irritabilidad y mal humor los días previos a la menstruación.

o Depresión perinatal. Es un trastorno del estado de ánimo que puede afectar a las mujeres antes y después del parto, presentando extrema tristeza, fatiga y ansiedad. Además de las náuseas matutinas, el aumento de peso, lo que a su vez, puede producir mal humor.

o Depresión posparto. Suceden cambios de humor y sentimientos de preocupación. Infelicidad y agotamiento. Así como sentimientos de culpa, que se experimentan en las primeras dos semanas después de dar a luz.

o Depresión perimenopáusica. Ocurre alrededor de la menopausia, debido a los cambios hormonales y la finalización de la etapa reproductiva. Es normal que ocurran algunas manifestaciones como; periodos anormales en la menstruación, alteraciones en el sueño, sofocos y cambios en el estado de ánimo (irritabilidad y depresión).

2. Genéticos.

Corresponde a la heredabilidad de depresión, aunque no es muy distinta al de los hombres.

3. Ansiedad.

Las mujeres con antecedentes de trastornos de ansiedad, tiene más probabilidad de presentar depresión.

4. Eventos traumáticos.

En general, las mujeres tienen más probabilidades de sufrir abuso que lo hombres. Las mujeres que han padecido de abuso físico, emocional o sexual, tiene mayor probabilidad de tener depresión en algún momento de su vida.

5. Desigualdad social.

Las mujeres han tenido menos oportunidades de desarrollo que los hombres, como; de contar con un trabajo remunerado y, que en ocasiones sus ingresos son menores, lo que se asocia a la pobreza, y con ello, las limitaciones de seguridad social, vivienda y a contar con otros servicios y recursos comunitarios. Lo que afecta su poder y estatus.

6. Estrés.

Incluye las multitareas y responsabilidades del trabajo fuera del hogar, las de casa y familia, y en ocasiones, el cuidado de menores, personas adultas mayores y/o con alguna discapacidad.

7. Consumo de sustancias psicoactivas.

El uso, abuso o dependencia de algunas sustancias, pueden provocar la presencia de síntomas de depresión o potenciarlos. Es importante señalar que, las autolesiones y el suicidio, son la segunda causa de muerte entre las mujeres de 15 a 29 años.

ANSIEDAD

La ansiedad es dos veces más frecuente en las mujeres que en los hombres, y la mayoría de las veces, se presenta desde la infancia. Estudios han demostrado que, el trastorno de ansiedad generalizada afecta más a mujeres blancas e hispanas que a mujeres asiáticas y afroamericanas.

Existe otro tipo de ansiedad, que es la fobia social o trastorno de pánico, que afectan más a las mujeres de raza blanca que a las de otras razas y etnias. Factores de Riesgo:

1. Cambios hormonales.

Se asocia principalmente a los cambios hormonales durante el ciclo menstrual.

2. Genéticos.

Al igual que la depresión y otros trastornos mentales, la ansiedad puede ser hereditaria.

3. Eventos traumáticos.

Sufrir abusos y violencia sexual, emocional o física, puede conducir a trastorno de estrés postraumático y ansiedad.

4. Consumo de sustancias psicoactivas El uso, abuso o dependencia del consumo de drogas, puede provocar la presencia de trastornos de ansiedad o empeorarla.

VIOLENCIA

La violencia es una amenaza para la dignidad, la integridad y el desarrollo de las mujeres.

Según las OMS, aproximadamente, una de cada tres mujeres puede sufrir agresiones físicas y sexuales en algún momento de su vida. A nivel mundial el 35% de la población femenina ha sido alguna vez en la vida víctima de violencia o de violencia sexual por parte de su pareja. Las mujeres que han sido víctimas de abusos físicos, emocionales o sexuales presentan tasas más elevadas de trastornos mentales, además de embarazos no deseados y abortos ya sea, inducidos o espontáneos. Datos sobre violencia y salud mental:

o Las mujeres son más propensas a sufrir violencia, como la violencia sexual, lo que a su vez se asocia a estrés postraumático.

o Las mujeres con trastorno mental grave han sufrido alguna vez violencia por parte de la pareja y/o en el ámbito familiar,

o Las mujeres han sido más veces víctimas de violencia de género.

o Las mujeres en edad avanzada con alguna discapacidad son en promedio 1.5 veces más propensas a ser víctimas de actos de violencia.

o Las mujeres que han sido víctimas de violencia por parte de su pareja, tienen el doble de probabilidades de padecer:

 Depresión

 Trastornos asociados al consumo de alcohol

 Tienen 1.5 más veces de probabilidades de contraer enfermedades de transmisión sexual y/o VIH.

o El 42% de las mujeres que han sido víctimas de abuso sexual o violencia, han experimentado trauma psicológico. La violencia puede iniciar desde el noviazgo. Desafortunadamente, se calcula que a nivel mundial, el 38% de los asesinatos de mujeres fueron cometidos por sus parejas.

ADICCIONES

El consumo de sustancias adictivas, conlleva al desarrollo del Trastorno por consumo de sustancias (TUS), lo que se le conoce de manera popular como adicción. Las mujeres pueden ver mermada su salud física, mental y social en función del tipo de sustancia, la frecuencia y la cantidad utilizada. En algunos lugares del mundo, las mujeres consumen la misma cantidad de alcohol y tabaco que los niños. Tabaco

El consumo de tabaco en las mujeres, se asocia a: o EPOC. La exposición al humo tabaco en el ambiente, se asocia con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), la cual es una enfermedad en las vías respiratorias que dificulta la capacidad de expulsar el aire que ingresa a los pulmones. Sin embargo, esta enfermedad también se desarrolla por la exposición al humo de leña en el ambiente, cuando cocinan a fuego abierto o con cocinas de baja calidad. Las mujeres de zonas rurales, suelen cocinar con leña. Ambas causas se asocian a la EPOC y como consecuencia a depresión (por la pérdida de la capacidad respiratoria).

o Enfermedad coronaria: Principalmente si consume anticonceptivos orales.

o Menopausia Prematura. El consumo de tabaco, se asocia a la presencia de menopausia precoz, debido a que el tabaco se comporta como antiestrógeno. Los que hace que se adelante hasta dos años la menopausia.

o Dolor menstrual. El consumo de tabaco se asocia a mayo dolor menstrual.

o Embarazo.

 Infertilidad.

 Abortos espontáneos.

 Partos prematuros.

 Bebés de bajo peso al nacer.

 Muerte súbita del recién nacido.

Estos problemas de salud física y reproductiva, provocan a su vez, malestar psicológico significativo.

Alcohol

En cuanto al consumo de alcohol, se asocia principalmente a:

o Depresión. Debido a que el alcohol es un depresor del Sistema Nervioso Central (SNC), y tanto las mujeres como los hombres, pueden consumir alcohol como una medida para evitar algún malestar emocional, aunque resulte contraproducente.

o Violencia. Las probabilidades de que se presenten situaciones de violencia bajo los efectos del alcohol incrementan. Algunas mujeres tienen como pareja a hombres violentos, que al consumir alcohol, se desinhibe el comportamiento violento y de abuso físico, emocional o sexual.

o Pobre control e impulsos. Cualquier persona hombre o mujer, con comportamiento impulsivo, tiene más probabilidades de cometer actos de impulsividad que cuando no consume alcohol.

Otras drogas:

El consumo de otras sustancias en las mujeres, las hace más vulnerables a:

o Depresión y riesgo suicida.

o Conducta desinhibida y violencia.

o Abuso sexual y violación.

o Discriminación.

o Ausentismo laboral, pérdida del trabajo, amistades y de la pareja.

o Problemas financieros.

o Disminuye su potencial para funcionar adecuadamente en su vida.

REFENCIAS:

1. Ramos Lira, Luciana. ¿Por qué hablar de género y salud mental? Salud Mental. Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz 2014; 37:275- 281. Disponible en: http://www.scielo.org.mx/pdf/sm/v37n4/v37n4a1.pdf 2. OASH: Oficina para la Salud de la Mujer. Salud Mental. 2019 (Consultado 2022 marzo 3). Disponible en: https://espanol.womenshealth.gov/mental- health 3. NIH: Institutos Nacional de Salud. ¿Qué problemas de salud o enfermedades afectan a las mujeres de maneras diferentes que a los hombres? (2016). (Consultado 2022 marzo 4). Disponible en: https://espanol.nichd.nih.gov/salud/temas/womenshealth/informacion/difere ntes 4. Mayo Clinic. Información sobre salud: Perimenopausia. 2021 (Consultado 2022 marzo 4). Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases- conditions/perimenopause/symptoms-causes/syc- 20354666#:~:text=La%20perimenopausia%20significa%20%22alrededor%20de,se %20llama%20la%20transici%C3%B3n%20menop%C3%A1usica. 5. OMS: Organización Mundial de la Salud. Salud en la Mujer. (Consultado 2022 marzo 4). Disponible en: https://www.who.int/es/news-room/fact- sheets/detail/women-s- health#:~:text=Las%20mujeres%20son%20m%C3%A1s%20propensas,en%20los %20de%20ingresos%20bajos. 6. Mayo Clinic. Información sobre salud: Depresión en las mujeres: comprensión de la brecha de género. 2022 (Consultado 2022 marzo 7). Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/depression/in- depth/depression/art- 20047725#:~:text=Circunstancias%20de%20la%20vida%20y,lo%20hacen%20con %20menor%20frecuencia.

TRASTORNO BIPOLARIDAD

El trastorno bipolar, es una enfermedad mental que afecta el estado de ánimo, provocando altibajos emocionales que van desde la depresión a la manía. Episodio depresivo: falta de energía, pérdida de interés en las actividades de la vida diaria y disminución de la motivación en general.

Episodio de manía: exceso de energía, reducción de la necesidad de dormir, pérdida de realidad.

Trastorno bipolar tipo I: incluyen episodios maniacos que duran al menos 7 días

o síntomas maniacos tan graves que necesitan atención hospitalaria inmediata. Los episodios depresivos suelen durar dos semanas al menos y se presentan con frecuencia. También se puede presentar con episodios mixtos. Los síntomas pueden durar desde semanas hasta meses en cada episodio.

o Alteraciones en el estado de ánimo: altibajos emocionales, tristeza, culpa, apatía, pérdida de interés, pérdida del placer, descontento, euforia, desmotivación y/o temor.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración, delirios, ideas de grandeza, pensamientos acelerados, pensamientos indeseados, paranoia.

o Alteraciones en el comportamiento: agitación, comportamiento desorganizado, agresión, automutilación, hiperactividad, deseo sexual excesivo, impulsividad, llanto constante, habla rápida e incoherente.

o Alteraciones físicas: fatiga, alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio), pérdida o aumento de peso.

Trastorno bipolar tipo II: este trastorno es menos grave que el trastorno bipolar, ya que la característica principal son los episodios de hipomanía (manía de menor intensidad) y episodios depresivos de menor intensidad y duración.

Síntomas:

Episodios depresivos: incluyen la tristeza y la desesperanza. Episodios de hipomanía: incluyen un estado de ánimo elevado o irritable persistente.

Los síntomas pueden presentar al menos una ocasión. La duración de los síntomas puede variar de dos semanas como mínimo en episodio depresivo y, de cuatro días como mínimo en episodio maniaco.

o Alteraciones en el estado de ánimo: altibajos emocionales, pérdida de interés, pérdida del placer, descontento, ansiedad, culpa, desesperanza, tristeza profunda o euforia.

o Alteraciones en el pensamiento: falta de concentración, pensamientos acelerados, lentitud, ideas suicidas.

o Alteraciones en el comportamiento: agitación, comportamiento compulsivo, automutilación, impulsividad, megalomanía, habla rápida y frenética.

o Alteraciones físicas: alteraciones en el sueño (hipersomnia o insomnio). Trastorno ciclotímico: son numerosos periodos de síntomas hipomaniacos (manía en menor grado) y numerosos periodos de síntomas depresivos, pero que no necesariamente cumplen los criterios para un diagnóstico de hipomanía o de depresión mayor.

Los síntomas suelen durar dos años en adulto y un año en niños y adolescentes. Trastorno bipolar en niños y adolescentes En los niños y jóvenes el trastorno puede tener trastorno bipolar y otra enfermedad mental de forma simultánea. Es decir patología dual. Por ejemplo:

o Trastornos de ansiedad: el cual puede aparecer, antes, después o de forma simultánea al trastorno bipolar.

o Uso indebido de alcohol y otras drogas: lo que puede desencadenar o empeorar el trastorno bipolar.

o Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH): este es un trastorno que generalmente aparece en la infancia, pero que se puede asociar con diversas enfermedades mentales entre ellas, el trastorno bipolar.

CAUSAS

Puede haber varias causas, las principales son: o Factores genéticos-hereditarios: Las probabilidades de que una persona desarrolle trastorno bipolar o depresión a lo largo de su vida, son mayores si un miembro de su familia la ha padecido.

o Cambios en los neurotransmisores: El desequilibrio de los neurotransmisores o de hormonas, pueden estar generando la aparición de síntomas de trastorno bipolar.

o Antecedentes personales de enfermedad mental: algunas personas tienen una personalidad premórbida y antecedente de enfermedad mental como la ansiedad, que pueden predisponer la aparición del trastorno bipolar.

o Factores psicosociales Y ambientales: Eventos traumáticos en la infancia, sobretodo, si son múltiples (abuso infantil y violencia. La pérdida de un ser querido, problemas en la pareja, conflictos en el trabajo o escuela, dificultades económicas, un divorcio o un despido aumentan el riesgo de padecer depresión, la jubilación también la puede desencadenar.

o Consumo de alcohol y de drogas: El consumo de sustancias psicoactivas altera el adecuado funcionamiento del Sistema Nervioso Central (SNC), lo que puede condicionar la aparición del trastorno. Es más probable que suceda cuando una persona, tiene antecedentes personales o familiares de algún trastorno mental, y el consumo de drogas, dispara la aparición de este u otro trastorno.

DIAGNÓSTICO

Es conveniente que el diagnóstico sea realizado por un profesional de la salud mental (psiquiatra o psicólogo, en algunos casos, neurólogo). Sin embargo, cualquier otro profesional de la salud, puede identificar el caso y derivar a las instituciones y especialistas correspondientes.

o Entrevista: para identificar antecedentes familiares de trastorno bipolar, depresión u otra enfermedad mental o de abuso de sustancias, la historia de vida de la persona y otros aspectos clínicos que se puedan asociar a la enfermedad.

o Examen físico y pruebas médicas: para descartar otro tipo de afecciones y enfermedades que estén asociadas al trastorno bipolar. Algunos medicamentos y algunas drogas, pueden provocar depresión o manía, por eso es importante el examen físico y/o pruebas médicas.

TRATAMIENTO

a) Farmacoterapia: Se basa en fármacos como; inhibidores selectivos de recaptura de serotonina, antipsicóticos y epilépticos.

b) Psicoterapia: la Terapia cognitivo-conductual, la psicoeducación, y psicoterapia, ayudan a mejorar el estado de salud mental. También los grupos de apoyo y la terapia familiar.

c) Hospitalización: en ocasiones, será necesaria la hospitalización para reducir riesgos y aliviar los síntomas.

d) Terapia electroconvulsiva: en los casos que la medicación y otras medidas no hay funcionado.

¿Cuándo pedir ayuda profesional?

o Cuando la depresión o la manía poner en riesgo la vida de la persona que padece la enfermedad,

o Cuando la vida de alguien se pone en riesgo

o Cuando los síntomas se agraven.

PREVENCIÓN

o Involucrar la familiares y amistades: con el propósito de mantener una red de apoyo.

o Evitar tomar decisiones precipitadas: Esperar a mantener la mente clara y sin preocupaciones, puede ayudar a actuar de mejor manera.

o Evitar el estrés: ya que puede influir en la aparición de los síntomas

o Identificar síntomas: para tomar medidas de control.

o Tener un estilo de vida saludable: Hacer ejercicio, mantener una dieta equilibrada y dormir bien, ayudará a mejorar el estado de ánimo y a dar estructura a las actividades diarias.

o Evitar el consumo de alcohol y otras drogas: Debido a que pueden empeorar los síntomas. El alcohol es un depresor del SNC. El uso de otras drogas, pueden generar dependencia y daño.

REFENCIAS:

1. Asociación Americana de Psiquiatría. Guía de Consulta de los Criterios Diagnósticos del DSM-5. Arlington, VA, Asociación Americana de Psiquiatría, 2013. 2. NEWSLETTER: Medical News Today (Internet). Brighton, RU: NEWSLETTER: 2020 (Consultado 2022 febrero 18). Lo que debes saber sobre el trastorno bipolar. Disponible en: https://www.medicalnewstoday.com/articles/es/trastorno-bipolar 3. MedlinePlus: Biblioteca Nacional de Medicina (Internet). EE.UU: MedlinePlus; 2022 (consultado 2022 febrero 24). Trastorno Bipolar. Disponible en: https://medlineplus.gov/spanish/bipolardisorder.html 4. NIH: National Institute of Mental Health. Transformando la comprensión y el tratamiento de las enfermedades mentales. (Internet). EE.UU: NIH (Consultado 2020 febrero 25) El trastorno bipolar en los niños y adolescentes. Disponible en: https://www.nimh.nih.gov/health/publications/espanol/el-trastorno-bipolar- en-los-ninos-y-los-adolescentes 5. Mayo Clinic: Mayo Foundation for Medical Education and Research (Internet). EE.UU: Mayo Clinic; 2021 (Consultado 2022 febrero 25). Trastorno bipolar. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es- es/diseases-conditions/bipolar-disorder/symptoms-causes/syc-20355955